FASCITIS PLANTAR




La fascia plantar se origina en el talón y se inserta en los dedos o falanges del pie, es una estructura de tejido conjuntivo fibroso formado principalmente por colágeno, que se encarga de soportar y transferir la carga del peso de talón a dedos para la marcha o la carrera.

La fascitis plantar es un padecimiento complejo que tiene como síntomas principales dolor en el talón o en la planta del pie, que puede empeorar por las mañanas, después de un reposo prolongado, después de caminar o correr por largos periodos de tiempo, al subir o bajar escaleras, al extender los dedos del pie, al despegar el pie en la marcha o al correr, puede existir inflamación y/o microdesgarros y generalmente hay falta de elasticidad en la musculatura del tobillo y pie.

Los deportes donde mas comúnmente puede desarrollarse FP es en los que implica correr o caminar largas distancias, bailarines, jugadores de tenis, basquetbol, en personas sedentarias que soporten peso durante periodos prolongados, sobrepeso y por características anatómicas como pie plano, tensión y rigidez muscular en pantorrilla (gemelo y sóleo), pies cavos.

El tratamiento conservador puede durar hasta un año con un 90- 95% de éxito en la recuperación.

Según el tiempo de evolución se clasifica en:

  • Aguda o de poco tiempo de evolución:
  • Aumenta la rigidez de la fascia, se producen micro desgarros y existe proceso inflamatorio.

  • Crónica o de larga evolución:
  • También se le puede llamar fasciósis, existen cambios degenerativos como micro rupturas y engrosamiento del tejido. Se debe de diagnosticar de preferencia con una ecografía.

    Durante la valoración del paciente es importante hacer una correcta historia clínica y una evaluación de la biomecánica del pie.

    El tratamiento conservador principalmente se basa:

  • Reposo Relativo; retirar la actividad que causa el dolor
  • Estiramiento suave y profundo de la fascia plantar y pantorrilla (Gemelo y Sóleo).
  • Fortalecimiento de músculos intrínsecos del pie
  • Propiocepción con toalla, pelota, bases inestables, texturas, entre otros.
  • Movilizaciones artrocinemáticas y osteocinemáticas de tobillo y pie
  • Aumentar movimiento en el primer dedo, (flex) dorsiflexión y (punta) plantiflexión.
  • Masaje profundo
  • Masaje con hielo
  • Vendaje funcional
  • Vendaje neuromuscular
  • Calzado adecuado
  • Reincorporación progresiva a las actividades diarias
  • Progresión adecuada del entrenamiento para una adecuada adaptación a las cargas
  • Educación al paciente

Cuando no se ve una mejora con el tratamiento conservador se deben tomar estudios imagenológicos para descartar alguna fractura.

En caso de ruptura de la fascia plantar será necesario interrumpir inmediatamente la carga de peso, utilizar muletas, elevar el pie por arriba del corazón, realizar ejercicios de extensión y flexión activa de los dedos. Posteriormente según la evolución de la persona y con el criterio del médico o fisioterapeuta se reincorporará a la persona a sus actividades normales.





Mariana Rodríguez Manzanera

  • Fisioterapeuta
    Lider del centro de fisioterapia Vitafisio