EL RUNNING: MEDITAR CON LOS PIES




Si les contara la emoción que siento de escribir este artículo (que es más una historia personal) quizá creerían que es ridículo y es que muchas personas consideran el running como una actividad más del montón. Una actividad física para la que los locos se levantan un domingo a las 6 de la mañana y que además disfrutan. Para mí y para muchos, esto va más allá.

Hace un año el estrés se apoderaba de mí. En parte por sufrir la famosa crisis de los 20´s y también porque como a muchos a veces nos pasa, me encontraba en un estado anímico no tan increíble. Un día escuché de un equipo de corredores que se reúne cerca de mi trabajo y decidí ir. En cuanto llegué me sentí bienvenida, todos se escuchaban apasionados al hablar de sus logros, sus maratones, sus viajes para correr. Pero en ningún momento me sentí menos preparada, al contrario, me sentí inspirada. Ese día me puse los tenis en serio por primera vez, el entrenamiento fue pesado, pero al final todas mis preocupaciones se habían hecho chiquitas y decidí que quería que fuera una actividad de mí para mí.

Para aquellos que no saben en qué consiste el running la fórmula es muy simple, es un estilo de vida. Aunque correr se define por la RAE como “Andar tan rápidamente y con tanto impulso que entre un paso y el siguiente, los pies quedan por un momento en el aire1 ”, su significado se extiende más allá.

Como el resto de los deportes, correr también brinda un beneficio físico al reducir el riesgo de enfermedades crónico-degenerativas, contrarrestar la obesidad, el sobrepeso y el sedentarismo que aqueja a gran parte de la población mexicana. Muchos de ustedes saben esta información: Correr te ayuda a ser más saludable.

Pero.. ¿Qué valor agregado puede brindar a tu vida?

¿Qué se supone que ganas además del dolor muscular y la fatiga y de reducir tu riesgo cardiovascular?

  1. Desarrollas tu paciencia y tu persistencia.

    En el running no puedes llegar, ponerte unos tenis y correr un maratón. Digo, quizá puedes, pero lo más probable es que termines con una lesión. Crecer como corredor lleva meses de preparación y como muchas cosas en la vida, se empieza de lo más sencillo a lo más difícil. A su vez, te enseña a escuchar a tu cuerpo, aprendes desde cosas sencillas como respirar, bracear o trotar hasta saber en qué momento necesitas descansar.

  2. Es una forma de amor propio.

    El bienestar de una persona no se mide nada más con indicadores físicos si no que representa un todo. Correr te hace sentir que puedes todo porque te hace romper tus propias barreras emocionales y físicas. Es una forma de incrementar tu confianza y tu seguridad. No por nada se dice que el correr te genera “ un high emocional2 ”. Esto se refiere a la liberación de moléculas llamadas endorfinas que pueden causar una sensación de euforia y reducir el dolor físico. Esas moléculas también son responsables de que tanta gente se enganche con este deporte durante meses e incluso años.

  3. Te brinda una nuevo sentido de comunidad.

    Antes de conocer a mi “running crew” o equipo de corredores lo hacía sola en cualquier parque cercano a mi casa. Compartir un deporte con gente de diferentes edades, profesiones e historias ha enriquecido mi vida social y también representa un apoyo en momentos difíciles como lo es un problema personal o incluso una lesión3.
    En México hay muchos equipos de corredores, para todas las edades, gustos y preferencias. Sólo es cuestión de encontrar aquel en el que te sientes a gusto. Como punto extra, correr “en bola” ayuda en materia de seguridad.

  4. Hace tus días más productivos.

    Usualmente un corredor realiza su entrenamiento temprano en la mañana. Esto se debe a que es el clima y ambiente ideal para esta actividad, si es una época calurosa aún no hay sol y tampoco hay tanta gente en las calles. El hecho de hacer ejercicio en la mañana te da oportunidad de hacer otras cosas que disfrutas durante el resto del día y te brinda energía.

  5. Puedes comer más. Y mejor.

    No me malentiendan, no porque corras muchos kilómetros ya puedes comerte 2 pizzas y postre tu solo todos los días. Al contrario, como atleta te comprometes más con tu cuerpo y te importa lo que comes porque eso afecta directamente tu desempeño en las carreras y el entrenamiento. Pero, como estás gastando más energía también tienes la posibilidad de incorporar más alimentos de manera inteligente en tu dieta.
    Ya sea que sean corredores o que practiquen otros deportes lo importante es lo que estos le brinden a su vida. Algo que te hace una mejor versión de ti mismo siempre será positivo. Correr es una forma de meditación, pero para cada persona tiene un significado distinto.

    ¿ Cuál sería el tuyo? ;D


REFERENCIAS

3 Julián Gil; Gastón. (2017). Deporte y estilos de vida: "El running en Argentina". Julio 17, 2018, de CONICET Sitio web

2 Pendick, Daniel. (2014). Running for Health. Julio 17, 2018, de Harvard Sitio web

1 RAE. (2018). Correr. Julio 17, 2018, de RAE Sitio web



Karla Dinorah Sánchez Ramírez

  • Licenciada en Nutrición
    y
    Bienestar Integral