Desafía tus piernas con esta ruta de resistencia en Ciudad Universitaria




Dónde: Circuito Zona deportiva, Ciudad Universitaria.
Dificultad: media-alta.
Horarios: Es preferible hacerla de día, a partir de las 7 de la mañana.
Estacionamiento: Gratis y sobre el circuito de la Zona Deportiva de CU.


El running en la Ciudad de México se pone cada día más de moda, pues los lugares para andar en un par de tenis y desconectar la mente o entrenar duro por varios kilómetros van en aumento. Si eres corredor y ya conoces los lugares icónicos para correr, esta es una ruta que tal vez desconocías y a la que podrías aventurarte en un día de carrera larga y agregarla a tus desafíos.

La zona deportiva y cercana al Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, así como las Islas son ideales para emprender entrenamientos para relajar la mente y mejorar considerablemente tu resistencia, pues las subidas y bajadas pondrán a prueba la fuerza de tus piernas y tu capacidad para recuperarte y seguir hasta la meta. Sin embargo, es necesario mantenerse totalmente alerta, pues los caminos no son enteramente peatonales; si puedes correr sin música, mejor.

La ruta inicia y termina en la parada de Pumabús de la Pista de Atletismo de la UNAM que está en la zona deportiva de la UNAM. Debes correr en dirección al estadio olímpico y retornar en la primer vuelta en U que identifiques, correrás aproximadamente 2 kilómetros hasta la entrada del Instituto de Biología donde se encuentra el Jardín Botánico.

El recorrido en el jardín es de aproximadamente 2 kilómetros hasta la glorieta de la salida al CCH y es una parte medianamente desafiante, pues aunque casi imperceptible, es una pendiente prolongada. No te preocupes, cuando llegues a la glorieta, el regreso será más ligero, una bajada constante.

(Los valientes se internan en la reserva y corren alrededor de dos kilómetros más, pues este camino lleva hasta Insurgentes Sur y de regreso para incorporarse a la glorieta de la salida de CCH).

Continúa hasta la salida y dirígete a la derecha sobre el circuito de la zona deportiva; pasarás el Instituto de Investigaciones Biomédicas y te encontrarás con caminos que se bifurcan, debes ir por en medio, entre el Estadio de Béisbol y la subida que va hacia el Circuito Mario de la Cueva. Al pasar la caseta de vigilancia encontrarás un tope que detiene los autos que bajan por el lado derecho y de golpe, a tu derecha encontrarás una buena subida.

En contrasentido de los autos y con mucho cuidado de mantenerte pegado a la orilla, sube la cuesta que dura aproximadamente 600 metros y continúa en una gran línea recta. Ahora has llegado al circuito Mario de la Cueva que lleva a la Zona Cultural. Este camino es muy frecuentado por nuestros amigos ciclistas, pues es ideal sostener un ritmo en línea recta hasta el desnivel de Insurgentes.

Puedes cruzar el desnivel por debajo y mantenerte pegado a tu izquierda, ten cuidado, pues al terminar el bajo puente encontrarás una glorieta bastante concurrida por automovilistas. Cruza con precaución y avanza hasta llegar al Espacio Escultórico. Hasta este punto tus piernas estarán cansadas, has corrido alrededor de 10 kilómetros. Haz un esfuerzo y da la pequeña “vuelta olímpica” a la impresionante rotonda del Espacio.

Al salir, dirígete de nuevo hacia el desnivel y recorre nuevamente la recta del circuito Mario de la Cueva, pero esta vez mantente pegado al lado izquierdo donde los autos vienen de frente. Avanza hasta que llegues a una bajada, en donde disminuirás considerablemente tu ritmo para recuperarte, pues viene la parte más difícil de la ruta. Al terminar esta bajada de recuperación llegarás a un cruce en el que verás a tu lado derecho el Estado de Béisbol.

Continúa por el camino hacia tu derecha como si giraras y con cuidado cruza la calle para llegar del lado del Estadio de Béisbol. Ahora sí, prepárate, todo es subida. Relaja tus brazos, abre la zancada y sube las rodillas; cuida que tu velocidad no sea rápida, pues podrías tronarte a la mitad; si sientes que no puedes más disminuye el paso pero sigue trotando. La clave está en soltar los brazos y respirar profundamente.

Hay una altura de la ruta en la que encontrarás conos naranjas, síguelos y pon a prueba tu mente, puedes recordar una canción, contar todos los mississippi que quieras y cuando menos lo esperes el suplicio habrá terminado y te sentirás cansado, pero fuerte, no cualquiera aguanta esa subida.

Aunque sientas que tu cuerpo ya no da para más continúa avanzando; de tu lado derecho comenzarás a ver los campos de fútbol; mantente pegad@ a la derecha, pues los autos pasan rápido, ahora sí, acelera el paso, cierra con todas tus fuerzas y cuando comiences a distinguir la Pista de Calentamiento sabrás que lo has logrado. La meta es el estacionamiento de la Pista de calentamiento.

Hacer esta ruta una o dos veces por semana, te dará muy buena potencia para cerrar fuerte carreras de 5k y resistencia en las carreras de distancia larga como 10 y 15k. Si quieres puedes mantenerla en secreto o ser compartido e iniciar la complicada labor de explicar esta ruta, auténtica y original de varias generaciones de corredores del equipo de Atletismo alto rendimiento de la UNAM.

Regina Moreno



Regina Moreno

Comunicóloga, atleta y runner de la UNAM. Me apasiona conocer cuáles son los límites de mi mente y de mi cuerpo. Vivir al límite